Redes sociales, ¿el jugador más influyente en las elecciones de Estados Unidos?

(8 de Noviembre de 2016)


Durante el proceso y campañas electorales que hoy culminan en Estados Unidos, las redes sociales jugaron un papel protagónico, no sólo como un medio de comunicación de gran alcance para dar a conocer la información generada entorno a las elecciones, sino también como un elemento que está transformado en múltiples sentidos y desde diferentes aristas las dinámicas que hasta ahora marcaron la pauta en este tipo de acontecimientos.

Quizá uno de los ejemplos más claros son las opciones lanzadas por diferentes redes sociales para permitir a los usuarios hacer pública su preferencia por cierto candidato. En procesos electorales anteriores, hacer del conocimiento público está decisión requería de aparecer en televisión, publicar alguna columna en medios impresos o no pasaba del círculo cercano de contactos; en la actualidad es cuestión de un click.

Estimaciones de Eschelon Insights and Hart Research, indican que los votantes estadounidenses entre 18 y 49 años confían más en las noticias e información política que comparten sus círculos de contactos cercanos en redes sociales, antes que las que reciben de otras fuentes.

De esta manera, en vísperas del tercer y último debate presidencial de Estados Unidos, Facebook liberó la función “Apoyo a” (Endorse)con la que buscaría dar una muestra de la tendencia de voto de cara a los sufragios del día de hoy. La tendencia fuer repetida por otras plataformas sociales como Tinder en donde Swipe the Vote, en alianza con Rock the Vote, permitirían a los usuarios en más de 15 países (Estados Unidos, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Francia, Alemania, India, Japón, Corea, México, Rusia, España e Inglaterra) la oportunidad de mostrar su preferencia en los asuntos más importantes que enfrentan los votantes estadounidenses, desde la inmigración hasta el cambio climático, para descubrir si ellos están #WithHer o #TrumpTrain.

El interés por las audiencias y votantes por dejar de ser receptores es claro, basta con revisar lo sucedido durante los debates presidenciales. Según cifras de Facebook, el domingo 9 de octubre entre las 8:03 y las 9:37 de la noche hora de la Ciudad de México -celebración del segundo debate entre Clinton y Trump-, “fue el debate más comentado en Facebook en la historia”. La empresa compartió que cerca de 20 millones de usuarios en Estados Unidos emitieron su opinión, así como la publicación de enlaces y contenidos sobre el debate.

Por su parte en Twitter, el debate fue el más tuiteado de la historia, ya que se enviaron más de 17 millones de tuits relacionados. Luego del debate Clinton ganó 25 mil seguidores nuevos y Trump 16 mil.

En estas elecciones, los votantes jóvenes constituirán el 31 por ciento del total de los votos, porcentaje similar a las personas que tienen entre 52 y 70 años de edad.

Además de ser herramientas que empiedran al electorado, las redes sociales tienen un poder de influencia importante en uno de los segmentos de la población determinante para definir el resultado de esta noche: los jóvenes.

De acuerdo con estimaciones de Pew Research Center, en 2012 uno de los grandes aciertos de la estrategia de Barack Obama fue una sólida estrategia digital que impulso un discurso de campaña incluyente; esto le permitió ganar el 60 por ciento del voto joven, cifra visiblemente superior al 36 por ciento concentrado por Mitt Romney.

Un estudio publicado por TechCrunch refiere que en aquel momento, Facebook fue capaz de aumentar el número de votantes en 340 mil votos, lo cual toma relevancia si se considera que hace cuatro años el 34 por ciento de los estadounidenses que tenían entre18 a 24 años, aseguraba que lo que apareciera en los medios sociales influiría en sus decisiones de voto, sólo por detrás de los debates políticos televisados.

En el proceso electoral que concluye el día hoy las cosas no parecen ser diferentes, incluso, la influencia de las redes sociales ha trascendido cuestiones de edad.

A decir de una encuesta elaborada por el Centro de Investigación Pew, el 44 por ciento de los adultos en Estados Unidos aseguraron que reciben información sobre las campañas políticas a través de redes sociales, con lo que un 24 por ciento afirmó que ha visitado los perfiles de Twitter y Facebook de Donald Trump así como de Hillary Clinton para acceder a contenido que le permita tomar una mejor decisión al momento de emitir su voto.

En los últimos 12 meses de campaña política, en redes sociales los estadunidenses han invertido el tiempo equivalente a más de mil 284 años de lectura en contenidos relacionados con Donald Trump.

De esta manera, no resulta extraño que estas plataformas se hayan posicionado como grandes aliadas de ambos candidatos para potenciar su presencia tanto en medios tradicionales como digitales. Según estimaciones de Cronin and Company, la candidata demócrata Hillary Clinton ha obtenido cerca de 100 millones de dólares en publicidad gratuita en redes sociales, mientras que la cifra para su rival Trump se eleva a 380 millones de dólares.

Analizar lo que sucedió en redes sociales durante las últimas semanas así como lo que podría pasar durante las últimas horas de esta contienda electoral sin duda puede darnos una visión mucho más completa del resultado.

Fenómenos como el anterior, hablan de la relevancia que las redes sociales tienen en la actualidad como plataformas que han evolucionado de medios de comunicación capaces de empedrar a las audiencias a ejes determinantes en la toma de decisiones, asunto que no debe perderse del radar en la industria de la mercadotecnia y publicidad.





SUSCRÍBETE a nuestro Newsletter y entérate de nuestras promociones y noticias.


MSD Tech S.A. de C.V. - México
© Todos los derechos reservados
AVISO DE PRIVACIDAD
ACEPTAMOS
(55) 5914-43-27